La UniSon en el abandono; se requiere “pensar en grande”

2021-02-19 | Francisco Javier Ruíz Quirrin | Columna Primera Mano
6336435970_e82257563d_b

RUIZ QUIRRÍN… COLUMNA…

*La UniSon en el abandono; se requiere “pensar en grande”

*El extraño silencio de figuras sonorenses, contra la “4-T”

*Visita de AMLO a Hermosillo, definirá futuro de hospital

EL PROCESO de selección de nuevo Rector de la Universidad de Sonora, continúa en medio de una inercia que presagia la resignación de un futuro igual de incierto para la máxima casa de estudios del Estado.

Han trascurrido cuarenta años de paz y tranquilidad en el campus luego de aquellas confrontaciones ideológicas, surgidas en los años setenta como una consecuencia del intento fallido de la izquierda mexicana, - a fines de los sesenta- que apoyada en el extranjero se propuso controlar las casas de estudio del país llevando bajo el brazo la hoz y el martillo.

Pero sobre todo fue a partir de la llegada a Rectoría de Jorge Luis Ibarra Mendívil, en el arranque de la década de los años noventa, que se sentaron las bases de una nueva ley universitaria que buscaría mayor estabilidad para impulsar la investigación y la difusión de la cultura.

A partir de esa gestión, la UniSon creció en infraestructura. Llegaron nuevas carreras y los terrenos baldíos comenzaron a edificarse para albergar nuevos departamentos, escuelas y facultades.

En base a ese crecimiento es que la Universidad de Sonora se distinguió de entre las demás instituciones de educación superior del país.

La misma tónica, estilo, forma y fondo, siguieron a Ibarra Mendívil, Pedro Ortega Romero, Heriberto Grijalva Monteverde y ahora Enrique Velázquez. Un grupo muy “compacto”, conocido como “Los Químicos” que han implantado su dominio en las últimas tres décadas.

Aunado a lo anterior, si bien es cierto que la oferta educativa ha aumentado considerablemente y que se han dado los reconocimientos a niveles locales y allende las fronteras, también es cierto que esta, la obra más trascendental de Sonora y los sonorenses (¡pero con mucho!), ha tenido qué soportar un organismo cada día, cada año, cada década, más obeso.

La burocracia ha crecido enormidades en los últimos treinta años, de tal manera que, bajo la premisa de una autonomía universitaria, los privilegios otorgados a los tradicionales grupos de poder se han arraigado tan fuertemente como las raíces de las grandes ceibas y árboles del “Fuego” que adornan Hermosillo.

Las autoridades, los funcionarios, los sindicatos, algunos investigadores, han llegado al abuso en el manejo y disposición de recursos que surgen también de los impuestos de Juan Pueblo. La Alma Mater es una institución que cuesta al pueblo de Sonora y a éste se debe y está obligado a cumplirle.

Los gobernadores han actuado con el suficiente respeto y temor a “mover las aguas” en la institución a pesar de estar conscientes de que se podía haber hecho mucho más por el avance y el desarrollo de la casa de estudios. La han visto pasar a través de los años sentados en la banqueta de palacio.

La máxima casa de estudios tiene mil millones de pesos anuales de presupuesto, centavos más, centavos menos. El 95 por ciento de esa cantidad, se utiliza en gasto corriente. Nóminas, viáticos, pago a investigadores, personal, a sindicatos. El cinco por ciento que resta, se supone, es canalizado a la investigación y difusión de la cultura, propósitos esenciales de la Universidad. Nada, pues.

Y en esta misión, la verdad sea dicha de paso, las nuevas generaciones de universitarios, le han fallado a Sonora. Le han fallado a la gente.

Es lastimoso observar cada fin de año, cómo el rector y sus colaboradores van con las y los diputados locales a pedirles el favor de que les autoricen más recursos para ampliar programas. Y no lo logran.

Es una tristeza, que desde hace más de veinte años, los miles de estudiantes entren en zozobra ante el temor de perder el semestre, por los recurrentes emplazamientos a huelga por parte del STAUS y STEUS, los sindicatos de maestros y personal administrativo. Y es una pena también, escuchar las mismas respuestas de las autoridades a estas exigencias: “No hay dinero”.

Nadie ha tenido la inteligencia de prever esta situación. Y la historia se repite cada año.

En décadas anteriores, el Rector de la Universidad de Sonora era todo un personaje. Influyente y hasta poderoso. Bueno, uno de ellos, Luis Encinas Johnson, fue Gobernador de Sonora de 1961 a 1967.

¿Y su papel de autoridad científica?

Nuestra máxima casa de estudios tiene el talento suficiente en sus aulas para convertirse en una autoridad científica.

Sus investigadores deberían presentar diagnósticos a Sonora y los sonorenses, sobre varios temas sensibles. La calidad del agua, la contaminación del Río Sonora, el envenenamiento del medioambiente por las empresas mineras, descubrimientos científicos en base a sus estudios de alta escuela.

También nos ha fallado en vincular las actividades productivas a las exigencias de la población estudiantil. Sonora ya ha dejado atrás sólo las actividades primarias, pasando a sentar las bases de la industrialización con la industria aeroespacial, pero la UniSon está fuera de ese tema.

Ahora, con una pandemia que el mundo no había vivido desde hacía cien años, es incapaz de producir algún diagnóstico o estudio sobre medicina o vacunas.

Ante esta realidad se requiere una visión con base en el futuro y no en el pasado. La frialdad e indiferencia habrá qué erradicarla para dar paso a un proyecto innovador y con una actualización de la Ley que permita adelgazar ese obeso organismo y eliminar los privilegios para unos cuantos.

A la par, forjar un liderazgo ante la sociedad, ante los grupos de poder, ante los gobernantes. Esto último, sin duda, traerá por consecuencia el logro de mayores recursos para alcanzar los propósitos esenciales de nuestra institución de educación superior más importante del Estado y cumpla con la misión para la que fue creada: Formar y forjar a los sonorenses, no solo en el conocimiento de su profesión, sino en generar la suficiente madurez en los egresados para que tengan la capacidad de tomar decisiones en bien de su entorno, de su gente, de su casa, de su Estado, de su país.

¿Alguno de los actuales aspirantes a la Rectoría, cumple con ese perfil, o será más de lo mismo?

En la carrera están María Rita Plancarte Martínez, vicerrectora y “empujada” por todo el grupo en el poder, encabezado por el actual Rector; Jesús Guillermo Moreno Ríos, Joel Enrique Espejel Blanco, Ezequiel Rodríguez Jáuregui y Juan Bautista Lagarda Muñoz.

Lilly, una guerrera solitaria

A ESTAS alturas del partido, no se requieren dos dedos de frente para llegar a la conclusión del estrepitoso fracaso que ha significado el gobierno que encabeza el Presidente López Obrador… Sin embargo, se observa una oposición “dormida”… Los partidos políticos “tradicionales” siguen siendo rebasados por la sociedad… Pero hablando de figuras, de personalidades, hay quienes pudieran levantar la mano, o levantar la voz y ejercer una crítica mordaz y contundente contra un régimen promotor de la pobreza y con argumentos sencillos pero sólidos, echar abajo los engaños de una “cuatroté” que día a día avanza en la construcción de un camino a una dictadura… Tal parece que la única que está dando la batalla desde el Senado, es Lilly Téllez… Ella ha demostrado a propios y extraños que ha decidido anteponer sus convicciones personales, contrarias a una agenda promovida por MORENA que incluye la ideología de género y la promoción del aborto… No sólo eso, Lilly se ha opuesto a las decisiones centralistas de palacio nacional… Ella quiso mostrar su congruencia y ha aguantado perversos ataques personales en las redes sociales… Pero nos preguntaríamos entonces, ¿Y una Sylvana Beltrones, por qué tan callada?... ¿Acaso no hay nada por defender?... ¿Y Héctor Larios, con su extraordinario bagaje de conocimientos y experiencias?... De Damián Zepeda no decimos nada, porque no ha podido entender que por encima de intereses personales o de grupo, están los grandes intereses de la Nación… No hay mucho qué abundar… La realidad es que cada uno de ellos busca su propio interés personal o la defensas de los intereses del grupo… Y nada más… No les “ha caído el veinte” y por eso no pueden comprender que si se impone un régimen totalitario, al final del día se quedarán sin nada… Quizá alguno de ellos llore amargamente porque no pudo defender en su momento lo defendible, pero será demasiado tarde… Este es el momento y no habrá otro más… Evitar que López Obrador mantenga el dominio en la Cámara de los Diputados este 2021 provocará dar la lucha contra la concentración del poder en una sola persona… Porque de alcanzar su objetivo la “cuatroté”, podrán olvidarse de la Constitución Política de 1917 y de las elecciones, tal y como las conocemos hasta ahora.

MORENA: La división presagia derrota

SI SE establecieran las bases para trabajar por la derrota, se procedería al estilo “MORENA” en el actual escenario pre-electoral… En el país y en Sonora… Sólo la soberbia en su sentido más amplio podría justificar la insistencia en aplaudir los absurdos… En el 2018, una mayoría de mexicanos abrazaron a Andrés Manuel López Obrador, hartos de los gobiernos del PRI y del PAN, pero en este 2021, AMLO no aparecerá en la boleta electoral y dos años y medio de gobierno, más las divisiones internas en el partido que está en palacio nacional, no auguran victorias electorales… Inaudito e inconcebible ratificar a Félix Salgado Macedonio, con cinco denuncias por violación sexual en su contra, como candidato “morenista” al gobierno de Guerrero… Difícil de creer que Alfonso Durazo, el candidato del Presidente López Obrador al Gobierno de Sonora, abrace las aspiraciones de estrepitosos fracasos como alcaldes en sus intenciones de reelegirse, de Sara (Guaymas) Valle, Sergio Pablo (Cajeme) Mariscal, Francisco Javier (Empalme) Genesta, Rosario (Navojoa) Quintero y Jesús (Nogales) Pujol… Resistencia a pensar que el propio Durazo haya otorgado el VoBo a Wendy Briseño para hacerle la vida pesada a quien garantiza una competencia competitiva en Hermosillo, la alcaldesa Célida López Cárdenas… Si esto último es cierto, nos nos queda otra que pensar que en MORENA, se contempla una realidad paralela a la que verdaderamente se vive en el Estado.

López Obrador, hoy en Sonora

LA CONVERSACIÓN sostenida por la Gobernadora Claudia Pavlovich con el Presidente López Obrador a fines de la semana anterior, en palacio nacional, incluyó sin duda, el tema de la conclusión de la obra que será emblemática en el actual sexenio: El nuevo hospital general de especialidades… Los contratistas responsables han manifestado que si bien va, la construcción podrá terminarse en junio, quedando pendiente aún el equipamiento… Se estaría trabajando a marchas forzadas si se quiere inaugurar a más tardar a inicios de septiembre… Claudia se va a casa el 13 de ese mes… Por ello, la presencia hoy del primer mandatario de la nación para hacer un recorrido y constatar los avances de esta obra en Hermosillo, abraza la esperanza de una agilización en la entrega de los recursos y hacer realidad el compromiso del INSABI de hacer llegar los 700 millones, que sería el costo de equiparlo… Esperemos que haya buenas noticias, pues… López Obrador inaugurará también un cuartel de la Guardia Nacional y quizá por alguna razón están a mil por hora estos días remozando el edificio de la Policía Federal.

LOS AGRICULTORES sonorenses que mantienen créditos mayores a los 20 millones de pesos con la Financiera Nacional para el Desarrollo Agropecuario (Financiera Rural) están muy presionados ahora por este organismo, interesado en meter mano a sus negocios… El peligro que se corre es la cancelación de varios proyectos productivos y el cierre de muchas empresas relacionadas con el campo.