Busca el alcalde reparar a Hermosillo

2021-10-26 | Gilberto Armenta | Columna
6336435970_e82257563d_b

MENSAJES, POR GILBERTO ARMENTA

Antonio Astiazarán Gutiérrez, alcalde de Hermosillo, presenta un ambicioso plan con el que busca oxigenar las finanzas de la capital sonorense hasta con mil 400 millones de pesos, entre ahorros en el gasto corriente, y un mejor programa de recaudación. Estos recursos se aplicarán en agua, seguridad y obra pública.

Pero vayamos por partes:

Casi ciento 154 millones se van a ahorrar en los gastos de electricidad al generar energía con el sol, y en evitar el gasto de gasolina y reparaciones vehiculares, adquiriendo patrullas eléctricas.

Por último, para este 2022 la meta es recaudar 5 mil 842 millones, entre modernización administrativa, recuperación de cartera vencida, modernización del catastro, entre otras acciones fiscales.

Y aquí es el momento donde hay que subrayar algunas cosas, mire usted:

El Toño se va aventar el tiro de vender bienes y servicios paramunicipales, y con esto saldrá la enquistada sociedad que piensa que el Ayuntamiento debe jugar la suerte de coleccionista de edificios viejos y de chatarra, que en realidad solo generan gasto, y se prevé que uno que otro regidor saldrá a la defensa con la ya desgastada frase “quieren vender nuestro patrimonio”. Incluir este tema pese al costo político y social que podría representar, habla bien del alcalde, y de su equipo cercano de trabajo.

Otro buen punto es el de la innovación, con el que se anuncia que se adquirirán patrullas eléctricas, y que se invertirá en paneles solares para generar energía eléctrica tanto en Palacio Municipal como en otros edificios públicos de la comuna. Con esto el Ayuntamiento se convertirá en pionero en la generación de energías limpias para auto consumo. El Toño le sabe bien a eso.

Pero hay un detalle harto interesante y que, dentro de este Plan de Fortalecimiento Financiero, muestra a Astiazarán Gutiérrez tomando al toro por los cuernos, y es que 232 millones se ahorrarán con la reducción de servicios personales, que implicara darle un “golpe” financiero y administrativo al personal en general. No es difícil deducir que la referencia directa es a gastos de alimentación, viáticos, renta de salones para eventos, traslados, renta de equipos y suministros, salarios y compensaciones dentro del contrato colectivo de trabajo, pagos de horas extra y hasta prebendas sindicales.

La intención del alcalde no es, de ninguna manera, afectar derechos laborales, pero a lo largo de los últimos 9 años, Salvador Díaz Holguín, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores del Ayuntamiento de Hermosillo, ha logrado imponer privilegios sindicales como si fuesen derechos, y utilizando las manifestaciones públicas y la suspensión en la recolección de basura, como medidas de presión, ha logrado poner en jaque a por lo menos las últimas tres administraciones municipales.

Uno de los temas que el líder sindical defiende hasta con los dientes, es el pago de horas extras, particularmente en el servicio de recolección de basura. Pero han llegado al grado de exigirlo, intentando obligar a la comuna a que lo considere como un inamovible ingreso en el sueldo de cada uno.

La eliminación gradual de este pago es uno de los puntos principales del Plan de Fortalecimiento Financiero.

Por último, déjeme recordarle que Salvador Díaz Holguín fue candidato del partido Movimiento Ciudadano a una diputación local, y David Figueroa Ortega lo fue por el mismo partido, pero a la alcaldía de la capital sonorense. Los dos, en este momento, no tienen ningún compromiso partidario con MC. ¿Unirán sus fuerzas para enfrentar al Toño? Vamos a ver, pero recordemos que el Toño, siendo alcalde de Guaymas, liquidó a todo el personal “tirabichi” que se le alebrestó, eso nomas como comentario al margen.

En conclusión, el alcalde capitalino está actuando bien, enfrentando una realidad financiera que se debe corregir, y en ese esfuerzo, el Toño no escatimará esfuerzos.