Al que madruga…

2021-10-26 | Samuel Valenzuela | Columna
6336435970_e82257563d_b

ENTRETELONES, POR SAMUEL VALENZUELA O.

A poco más de un mes en su encargo, el presidente municipal de Hermosillo, Antonio Astiazarán Gutiérrez, ya puso en marcha la estrategia financiera que no solo le permitirá revertir las ruinas heredadas, si no también disponer recursos para ejecutar inversión histórica en obras de infraestructura de agua potable y en seguridad pública.

Por supuesto que no nos íbamos a perder la exposición del Plan de Fortalecimiento Financiero convocada a las 7:30 de la madrugada y la verdad es que cumplió con creces las expectativas al tratarse nada más y nada menos de darse a conocer cómo es que el ayuntamiento de Hermosillo responderá a la confianza depositada por la mayoría de los hermosillenses.

Casa llena hubo en el reducido espacio del pasillo principal del segundo piso de la sede de los poderes municipales, ahí donde el munícipe capitalino informó, que el próximo año se invertirá el triple del recurso municipal de lo que antes se hacía en infraestructura; se contará con cuatro veces más patrullas para combatir la inseguridad, y se invertirán más de mil millones de pesos para atender rezagos en materia de agua potable.

El plan contempla una inversión total de más de mil 400 millones de pesos para el 2022 y para disponer de ese recurso no se contempla contratación de deuda ni pedir chichi a otras instancias de gobierno, si no mediante la disminución del gasto corriente como lo es servicios personales y generales, así como suministros, y el aumento de ingresos con un modelo de modernización administrativa; venta de bienes y servicios paramunicipales; reducción de beneficios fiscales, facilitar el pago de impuestos, entre otros.

Se trata de recaudar el 2022 casi cinco mil 850 millones de pesos, 882 millones más que este año, que junto a medidas de austeridad y ahorro presupuestal, permitirá ejecutar el triple de obras de infraestructura comunitaria que en el reciente pasado mediante la aplicación de recursos propios.

“Es un proyecto ambicioso que busca que el gobierno cueste menos para que haga más, yo soy un convencido de que Hermosillo no va a cambiar si no cambia su gobierno, necesitamos transformar al gobierno para mejorar las condiciones de la ciudad”, expresó el presidente municipal al subrayar que en la estrategia anunciada y en la redistribución del gasto, no se afectarán derechos laborales de trabajadores y empleados de la comuna.

Por cierto, de las cosas que llamaron la atención, desde nuestra perspectiva, fue el posicionamiento blandito, tiernito, amable y hasta cariñoso del dirigente de la burocracia municipal sindicalizada, Salvador Díaz Holguín, quien además adelantó que el gremio que representa trabajará de la mano con la presidencia para que a Hermosillo le vaya bien.

También nos llamó la atención de ausencia total de reproches y referencias a la “anterior administración” en la descripción del alcalde sobre los retos que enfrenta, cuando todos sabemos del atascadero y ruinas que le fue heredado, mesura que muestra el buen amarre y buen arreglo que se tiene con el palacio de al lado, para así evitar perder el tiempo en remembranzas o miradas al retrovisor que por lo regular justifican incompetencias.

Es que también ahí estuvo en calidad de representante del gobernador Alfonso Durazo, el Tesorero General del Estado, José Manuel Quijada, quien asintió cuando en su mensaje, Toño Astiazarán reiteró su disposición de mantener una relación constructiva y respetuosa con el Estado y la Federación, además que el funcionario estatal se manifestó comprensivo por las medidas anunciadas, ya que son similares a las que se aplican por la administración estatal.

Además, en primera fila estuvo el presidente del Congreso del Estado, el diputado del partido oficial Jacobo Mendoza, en intenso y extenso platique con la autora intelectual del plan anunciado, Flor Ayala Robles Linares, Tesorera de la comuna, y más allá la también legisladora de MORENA, Celeste Taddei, aportando equidad debida la presencia de las diputadas del PRI, Natalia Rivera y Ely Sallard, quien también se echó buena plática con el secretario del Ayuntamiento, Florencio Díaz Armenta.

Ya le volvemos a agarrar gusto a las coberturas presenciales de eventos, porque de esa forma volvemos a toparnos con quienes a causa de la pandemia no divisábamos ni de lejos, tanto en lo que se refiere a colegas y colegos de la reporteada, como funcionarios de la administración pública o de integrantes de representaciones partidistas.

Particularmente nos dio mucho gusto saludar a nuestra amiga de tantos años, Zaira Fernández, síndica municipal, así como también a Alejandro García Rosas, quien por lo visto no tomó vacaciones luego de concluir su gestión como director general de recaudación de la Secretaría de Hacienda Estatal y de igual forma el caso de la directora general de Ingresos, Yazmina Anaya, quien acaba de entregar el Instituto de Becas y Crédito Educativo donde tuvo meritorio desempeño.

Flor Ayala y Jacobo Mendoza

Por ahí saludo y comentas al vuelo con el Comisario de Seguridad, Manuel Emilio Hoyos, así como con el chambeador director de Servicios Públicos Municipales, Sergio “El Pichón” Pavlovich; con el meramente de la oficina de la presidencia, otro añejo pero rejego amigo, Daniel Durán Puente; la titular de comunicación, Madeline Bonnafoux Alcaraz y su mano derecha en esa área, Jorge Hoyos; los regidores Jorge Villaescusa, David Figueroa, Onésimo Aguilera, Héctor Robles, en tanto que de lejecitos semblanteamos a un formal y serio director de la Inmobiliaria, Luis Ernesto Nieves, mejor conocido como “El Güero”, entre otros conocidos y conocidas del rumbo.

Valga destacar el mosaico plural de la asistencia a ese evento, donde convivieron por un buen rato los de dulce, de chile y de manteca sin distingos de siglas partidistas, todas y todos en torno a una administración que también reúne esa característica en favor de Hermosillo.

Por lo demás, excelente el que no haya estallado la huelga el sindicato de trabajadores al volante del servicio urbano de la capital de Sonora, todo porque junto a un amparo federal contra tal decisión, intervino el gobernador Durazo Montaño para instalar una mesa de diálogo entre la representación sindical que encabeza Apolinar Castillo Valdez y del concesionario Jesús Padilla Zenteno.

Habrá qué ver en qué resulta de ese diálogo luego de que enterado de dicho diálogo y negociación resumiera de forma muy pragmática los asegunes del caso: “Los derechos laborales no están sujetos a negociación como es el caso del pago de horas extras, jornadas extendidas; sobrecargas de trabajo; violaciones al contrato colectivo en cuanto a suministros a los trabajadores como son los uniformes”.

Y agrega: “Padilla Zenteno tiene como puntal de apoyo al de Iztapalapa para el mundo, como tú dices, Jesús Valencia Guzmán, ahora titular de Desarrollo Municipal del Gobierno Estatal, quien tiene fuerte ascendencia sobre el gobernador; la titular de transporte, Lirio Anahí se llama no pela un chango a nalgadas, no sabe ni papa de transporte y es obvio su apoyo al concesionario, además que la secretaria de transporte, Olga Armida Grijalva más bien debería estar en retiro o en la academia”.

O sea, tal perspectiva planteada por alguien que sabe de ese tipo de diferendos laborales, no genera certidumbre sobre el buen fin de dicho diálogo y en todo caso, el gobernador debería estar muy atento para que se privilegie sobre todo, el interés de los trabajadores y los usuarios del servicio que ofrecen.

Como ven, muy transitorio el arreglo de referencia, así como se percibe el arreglo tan publicitado por el delegado de la Secretaría de Gobernación en Sonora, Cervando Flores Castelo, que libera la toma de casetas de cobro sobre la carretera de cuatro carriles por parte de vivales que aseguraban defender el derecho constitucional del libre tránsito, que por lo visto ya dejó de serlo y que se vale el cobro de cuotas de peaje como condición para poder transitar sobre esa vía de comunicación.

Los jesuses Valencia y Padilla

Perro que come huevo aunque le quemen el hocico, dice el refrán popular, por lo que no hay que descartar que ya convencidos unos de que con la 4T se vale la operación de casetas de peaje, broten otros que entren al quite, que por lo que a este reportero respecta, sabemos que se reactivó la contratación de personas para que a cambio de 500 pesos diarios, transportación y una comida por jornada, sigan con la toma de la caseta al norte de Hermosillo, y seguramente en otras latitudes se trabaja de forma similar.

La bandera sigue siendo la misma: exención de pago a residentes sonorenses, lo cual está muy lejos de ser concedido por CAPUFE e igual a largo plazo está la reubicación de las casetas de Esperanza y de Hermosillo, cuando además, el boteo para recaudar cuotas voluntarias les ha permitido vivir a toda madre en los últimos dos o tres años, o sea, tienen la justificación y la tentación muy a la mano.

Y este martes hay sesión en el Congreso del Estado, aunque el orden del día presenta asuntos muy leves en materia informativa, como si se estuvieran velando armas para la próxima semana, al preverse que ya estará lista la propuesta de reestructura administrativa del Poder Legislativo de la entidad, a través de una reforma de fondo a su Ley Orgánica, que implica además, reformas a la constitución.