Irán  por Lola… 

2021-11-26 | Armando Vásquez A. | Columna Archivo Confidencial
6336435970_e82257563d_b

LO OCURRIDO EN Guaymas, donde atentaron contra la vida de la alcaldesa Karla Córdova González, es señal inequívoca de que los grupos delincuenciales le faltaron el respeto tanto al gobernado Alfonso Durazo como a Lola del Río, la titular de seguridad pública en Sonora.

Mientras los balazos en Guaymas cegaron las vidas de tres personas—un guardaespaldas, una mujer activista de 18 años de edad de nombre Marisol Cuadras y un delincuente de quien no han proporcionado información--, también circuló en redes que iban por el director de seguridad pública, Andrés Cano Ahuir.

Mientras estos hechos ocurridos transcurrían, María Dolores del Río twitteaba:

“Hoy, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, les comparto sobre la política pública SALVA, que busca prevenir, atender y dar seguimiento a la violencia familiar y de género en un esfuerzo conjunto entre instituciones gubernamentales y sociedad civil.” https://bit.ly/3nS15Mm

Algo tronó pues mientras Lola comunicaba sus mensajes, el gobernador Alfonso Durazo se encontraba en Ciudad Obregón con miras a trasladarse al siguiente día a Agua Prieta. ¿Para qué?, usted es bueno estimado lector para sacar conclusiones en esto de la administración de la delincuencia organizada.

Por supuesto que el atentado fue una bomba a nivel nacional, sobre todo por la posición de ADM de haber sido el secretario de seguridad.

¿Qué pudo haber ocurrido en Guaymas?

Para nadie es un secreto que los grupos delincuenciales de primer nivel manejan estrategias políticas mediante las cuales se llegan a acuerdo y en consecuencia a compromisos: dejarse de matazones, de infundir el miedo y el terror en la población entre otros aspectos que conllevan el acercamiento a la tranquilidad, la paz, la armonía y a todo aquello a lo que aspira un ciudadano sonorense. A nadie conviene la zozobra como modalidad de vida.

También es cierto que en todo este maremágnum se ha conformado nuevos grupos delincuenciales que no le entienden a esto y toman decisiones particulares por una parte o bien, definen su actuar en base a la decisión de un jefe.

Si el gobernador estaba en el sur del Estado debemos, en principio, descartar a los grupos de ese sector en este atentado. Es lógico. Hay que fijar la atención en el norte de Sonora.

Un hecho claro es que el gobernador Durazo no cuenta con la información de inteligencia adecuada y mucho menos con la capacidad de respuesta inmediata. La alcaldesa Karla Córdova González, apoyada políticamente por María Dolores del Río al ser elemento del Movimiento Ciudadano, coloca su situación en otra tesitura: ¿Quién puede asegurar que ese atentado no fue contra Lola?

Han querido manejar en estos momentos que el atentado fue contra el jefe de seguridad municipal, Andrés Humberto Cano Ahuir, pero la verdad es que es factible descartar esta hipótesis desde el momento en que una planeación por parte de los sicarios, no lo hubieran colocado en las circunstancias ocurridas: una manifestación frente a palacio municipal de mujeres en contra de la violencia femenil, por un lado y por el otro, un hecho así ipso facto llamaría la atención nacional e internacional que colocaría a ese grupo de asesinos en la mira de toda autoridad policiaca a nivel internacional.

Son tan grandes las repercusiones que no ameritan un escándalo como el logrado pues todos los involucrados en el atentado estarían en el foco negro, ese que no permite la sobrevivencia.

Hay otro factor interesante: quienes perpetraron este atentado sin duda son jóvenes pues los sicarios más experimentado son profesionales que no requieren llamar la atención y mucho menos para que les compongan corridos.

¿Qué le queda a un gobernador como Alfonso Durazo quien es controlador y observa el ataque contra su imagen?

De entrada y aunque no se informe de ello públicamente, emprender acciones de castigo visibles, por ello el sonorense se va a enterar por redes o la sección policiaca del fallecimiento de sicarios, tanto en la frontera norte o sus partes aledañas como Caborca, pero no se podrán publicitar con gran profusidad acorde a los sucesos acontecidos en Guaymas. Ni modo, así es esto de la administración del poder.

Pero de que van a pagar, van a pagar.

El problema de este tipo de situaciones es que, como el león herido en una cacería, las repercusiones, serán vistas, valederas o bien, dibujadas y ese equipo de sicarios buscarán la supervivencia por lo que escogerán focalizar el perdón (de los grupos delincuenciales en Sonora), en este maremágnum de intereses, e irán por una pieza más grande que les reditúe permanencia y vida.

Bajo esta lógica es muy factible que su próxima víctima sea Lola del Río.

Y lo harán pronto, pues buscarán ese mencionado perdón colocando otra coyuntura en esas negociaciones de la administración de la delincuencia. No se trata, por parte de ese grupo de sicarios, de buscar reconocimiento o bien, de que se les tome en cuenta en las grandes y altas negociaciones, sino de supervivencia. Por eso insisto en que Lola está en el foco.

De lograr su objetico, ese grupo de sicarios lograría un reconocimiento tácito cuya mención e información rebasaría las fronteras de Sonora. Conseguirían la fama necesaria para ubicarse y “venderse” a nivel nacional como unos chingones y ofrecerse al amparo del mejor postor en el país.

Si este análisis que le comento va por ese tenor, lo más seguro es que ese grupo de sicarios se encuentren en Hermosillo y estén cazando a Lola del Río. Será cosa de días. Espero estar equivocado.

EN FIN, por hoy es todo, el lunes le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de “CEO”, Consultoría Especializada en Organizaciones…

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304