¡Por Dios!

2022-07-06 | Samuel Valenzuela | Columna
6336435970_e82257563d_b

ENTRETELONES, POR SAMUEL VALENZUELA O.

Muy dados al efectismo y a magnificar razones y efectos de sus decisiones, el presidente Andrés Manuel López Obrador y su secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, justificaron la eliminación del horario de verano porque lo recomendable es volver “al reloj de Dios”.

De ese pelo en un tema que en lo que a los sonorenses respecta ni nos va ni nos viene, porque desde la instauración de dichas variables, Sonora permaneció fuera de dicho esquema al igual que Arizona, y los únicos efectos fueron en el seguimiento a cronogramas dictados desde la capital del país, arribo o salidas de vuelos, programas de TV y así, que con la nueva norma quedarán de acuerdo a los husos horarios, sin agregarle o quitarle horas al reloj.

Se nos hace una exageración invocar al Altísimo en algo tan mundano y terrenal y más cuando en la mayor parte del mundo tal práctica tiende a desaparecer luego de una vigencia de más de 100 años e incluso, para marzo del año próximo desaparecerá en Estados Unidos en donde ya no se contará con dos horarios estacionales, al igual que ocurre en la mayoría de los países europeos desde el 2021.

O sea, que no le pongan tanta crema a los tacos ni acudan a Dios para explicar razones sobre una decisión que de inicio fue por motivos económicos, empatar horarios operativos entre países con intercambio comercial o en situaciones de guerra y que en México se aplicó derivado de las necesidades del Tratado de Libre Comercio, endosándole además beneficios por el ahorro de energía, principalmente en las grandes empresas.

¿Horario de Dios?

Pero, ¿en qué consistió esa medida? El cambio de horario se determinó con el objetivo de aprovechar la luz del día y cuidar la energía eléctrica. El primer cambio en primavera y se llamó horario de verano y de acuerdo con cada país se adelanta el reloj una o dos horas durante el mes de abril, y el segundo cambio se llamó horario de invierno y de acuerdo con cada nación se atrasa el reloj una o dos horas durante el mes de octubre.

En fin, el presidente firmó y envió la iniciativa que elimina ese ajuste anual de horario, que como decíamos al principio, en Sonora no se aplicó o sea que quienes vivimos en esta entidad siempre estuvimos regidos por el “reloj de Dios”, de acuerdo a los criterios expuestos por ese par de sujetos de cuarta edad desde Palacio Nacional, para ahora sí justificar que cuando el presidente pregunte por la hora, cualquiera le conteste “la que usted ordene mi señor”.

La referencia a la edad del presidente es más que nada para tratar de justificarlo frente al ridículo de llamar a una campaña para desmantelar la estatua de La Libertad si es que el sistema de justicia de Estados Unidos logra la extradición de Julián Assange y lo condena a prisión por la filtración de asuntos de estado a través de los famosos Wikileaks.

¡Por Dios! No es posible que un presidente de cualquier país del mundo salga con una tontería de esa naturaleza; no es de cuerdos llamar a campaña de demolición de una estructura de 93 metros de altura; 225 toneladas de peso, a la que desde su construcción, traslado, instalación y mantenimiento desde el 28 de octubre de 1886, se le han metido millones y millones de dólares; fue declarado monumento nacional de los Estados Unidos el 15 de octubre de 1965 y desde 1984, es considerada por la UNESCO como patrimonio de la humanidad.

Incongruencia senil

Más allá de la personalidad, ejercicio y acciones que le atribuyen al cibernético activista australiano, las ansias destructivas del presidente de México en contra de uno de los símbolos más reconocidos a nivel mundial, muestran lo que para especialistas aseguran es demencia senil que urge ser atendida para que al menos sus efectos sean moderados a base de tratamiento y de medicamentos.

Se ha dicho que las estulticias presidenciales como esa son con afanes distractores, que en todo caso sería lo mejor porque luego de tantas tretas de esas, ya no distrae a nadie, pero por lo que se dice en exclusivos círculos de la misma administración federal, que aluden también a cercanos a la familia de López Obrador, ese desbarre le salió naturalito y sin otra intención que descalificar al sistema gringo, e incluir la estupidez de exigir el indulto para Assange, solo porque en 1996, en unas de sus filtraciones documentó que el entonces Cardenal Norberto Rivera fue hablar mal de él con el Papa.

La neta que es de maleducados y de orates el que desde la máxima tribuna mediática del gobierno de México y el mismo día cuando en el vecino país se festeja el Día de la Independencia, se plantee tamaña barrabasada, que además va en contra su cantaleteado respeto a asuntos internos de otros países, de la no intervención y a principios de la Doctrina Estrada.

Lo más curado es su pretensión de dar órdenes de trabajo y dictar líneas editoriales al New York Times, al Washington Post para que se sumen a su exigencia de desmantelar ese emblemático ícono si Assange no es indultado en un escenario que de no ser por lo preocupante que resulta la salud mental de López Obrador, fuera hasta para dar risa y ya se verá cuando tal planteamiento lo haga al mismo presidente Joe Biden en el encuentro programado para el 12 de julio próximo en la Casa Blanca.

Y no, atender este entretenimiento sobre los contrasentidos del presidente, para nada nos distrae de otros temas importante, como lo son el reconocimiento explícito y ratificación respecto a que la inauguración de la Refinería Olmeca o Dos Bocas fue una faramalla, fue un simulacro, ya que en la mañanera de este martes, se informó que será hasta diciembre próximo cuando se refinará el primer barril y lo más seguro es que dicho propósito se cumpla bastantes meses después.

Tampoco distrae sobre el fallido proyecto de que la Guardia Nacional fuera un cuerpo civil, dirigido por civiles en sus tareas de protección ciudadana, característica que fue la principal condición para que su creación fuera apoyada por todas las fuerzas políticas y que quedó en nada al anunciarse lo que de facto es: una rama más de las fuerzas armadas y un escalón más del militarismo rampante que se impone desde Palacio Nacional.

Pues mientras el presidente anda de buscapleitos con el gobierno del principal socio comercial de México, desde el mismo Washington DC, llega alentadora información sobre la intensa gira de trabajo que realiza el gobernador de Sonora, Alfonso Durazo Montaño metiéndole todas las ganas para atraer inversiones a esta entidad.

El mandatario estatal anda por aquellos lares en donde acompañado por Célida López Cárdenas, secretaria de Turismo en Sonora; y Francisco Acuña Méndez, presidente ejecutivo del Consejo para el Desarrollo Sostenible del Estado de Sonora, sostuvo reunión con Richard Martínez Alvarado, vicepresidente de Países del Banco Interamericano de Desarrollo, propuso la realización de un foro regional en Sonora en el que se promueva el desarrollo dentro de la zona del Mar de Cortés, con la participación de Baja California, Baja California Sur, Sinaloa, y Nayarit.

Durazo en Washington

Se trata de que el BID tenga en su radar a esta región de México para prospectar y aplicar recursos disponibles para el desarrollo de proyectos de inversión de alto impacto, que de acuerdo al comunicado oficial, la propuesta fue bien recibida por Martínez Alvarado, destacando el clúster automotriz, la electromovilidad y potenciar el desarrollo turístico regional.

Por lo demás, nos dimos una vuelta por el Congreso del Estado donde el pleno dio trámite sin mayores contratiempos a la designación de contralores de organismos autónomos, quedando María Fernanda Romo como titular del órgano de control del Instituto Estatal Electoral: Omar Tiburcio Cruz en el ISAF; Etsaú Vicuña en el ISTAI; Andrea Escalante en la CEDH; Flor Barceló en el Tribunal Estatal Electoral; Edgar Acuña en el Tribunal de Justicia Administrativa y Nora María Valenzuela en la Fiscalía General de Justicia del Estado.

También dimos cuenta de la sesión de la comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales que preside Jacobo Mendoza, sin que hubiera mayores diferendos entre los comisionados, Ernesto de Lucas, Fermín Trujillo, Sebastián Orduño, Azalia Guevara, Rosa Elena Trujillo, entre otros, en los diversos asuntos dictaminados.

A propósito del popular Pato de Lucas, saludo breve con el coordinador de la bancada ¿del PRI?, quedando muy formalmente de platicar un día de estos sobre lo que viene luego del encontronazo y fractura a causa de los agravios del CEN de ese partido y la imposición de la dirigencia espuria que encabeza Onésimo Aguilera.

Sesión de comisión

Más allá de lo que nos pudiera comentar el experimentado legislador y político, se nos figura que resultan irremediables los estropicios y el tiradero de donde emergió esa nueva dirigencia y sobre todo, por la divisa de dejar de lado a toda una estructura construida durante más de 30 años, defenestrar a sus liderazgos y conformarse con recolectar pedazos de escombro.

Frente a quienes consideran que las diputadas Natalia Rivera, Karina Zárate, Ely Sallard y el citado Pato de Lucas están en vías de declararse como bancada independiente, desde nuestra perspectiva esa no sería la mejor decisión porque estaría huérfana de representatividad política y sin respaldo, por lo que lo más lógico sería sumarse al Movimiento Ciudadano, cuya plataforma y agenda legislativa es muy similar a las propuestas de dicha cuarteta e incluso, han caminado por la misma vía en diversos temas.

Y no hay que descartar que haya una definición en muy pocos días, mientras que por rumbos del PAN, se asegura que está por darse a la fuga Kiko Munro para sumarse a la aliada de MORENA, Paloma Terán, lo cual sería como un ejemplo a la incongruencia.