'Maca', la iracunda creyente

2024-06-07 | Feliciano J. Espriella | Columna
6336435970_e82257563d_b

OLOR A DINERO

Por: Feliciano J. Espriella

En esta tercera entrega de la saga que inicié el pasado martes con el tema de las sobrerreacciones que suscitó en dos féminas, quiénes por conducto de un chat en el que yo no participo, tuvieron acceso a una audio columna mía titulada: Lady X, “La pelangocha”, y qué, como denuncio en la presente columna, fue objeto de una respuesta muy beligerante, injuriosa y ofensiva.

Quiero destacar que en el presente caso fue un verdadero dilema decidirme por exhibirla o dejarla en el anonimato. Opté por lo segundo, por lo que sólo me referiré a ella como “Maca”. Trascribo a continuación el texto íntegro de su irascible respuesta:

“Que penosa la manera de referirse a la candidata de la Coalición,

“GRAN MUJER POR SU SUPERACIÓN y lo demás sale sobrando, que corriente manera de describirla, tanto peca el que mata la vaca como el que le detiene la pata, el presidente tiene su rancho llamado LA CHINGADA más corriente NO PUEDE SER, cada quien con sus creencias y morbosidades se ve la calidad de las personas en la forma de escribir públicamente sus pensamientos, no comulgo con ellos, soy católica y NO VOTARÉ por una ATEA anti religiosa, falsa, hipócrita y mentirosa”.

Esta señora no sólo me lleva al baile a mí, a quien no se atrevió a mencionar o abordarme directamente y sabe perfectamente quien soy. Agrede también a la persona que publicó en el chat el mencionado audio, cuando dice que “tanto peca el que mata la vaca como el que le detiene la pata”, a quien, por cierto, nadie de dicho grupo integrado por presuntas buenas amigas, hizo el menor intento por defender. Dejó el chat y me parece que hizo muy bien.

Esta mujer, que juzga peyorativamente el estilo de mi columna, también me insulta cuando dice: “qué corriente manera de describirla”, cuando yo lo único que hice fue reseñar acciones y expresiones emitidas por la derrotada candidata que en mi opinión son vulgares y corrientes.

Ahora bien, si a ella le parece que forma parte del bagaje personal de una “GRAN MUJER” el exhibirse públicamente frente a un embutido arreglado y decorado como pene, al tiempo que con boca y lengua realiza gesticulaciones pornográficas, es sólo cuestión de enfoques. A mi me parece vulgar y corriente.

Si para mi conocida (que no amiga) Maca, andar pegando chicles a diestra y siniestra en lugares públicos frente a auditorios numerosos, o sacárselo de la boca y todavía ensalivado depositarlo en la mano de una asistente, es una “manera corriente”, la acción la cometió su defendida, yo sólo la reseñé.

¿Y que tal eso de andar presumiendo en todos los foros que tiene muchos huevos? Si a Maca le parece pecata minuta y que como se trata de una “GRAN MUJER” considera que no hay fijón, está en su derecho, pero para mí es vulgar y corriente e impropio de una candidata a presidir el país.

Pero donde Maca de plano se desboca y me insulta soezmente, es con el párrafo: “cada quien con sus creencias y morbosidades se ve la calidad de las personas en la forma de escribir públicamente sus pensamientos”, para lo cuál no tiene ningún derecho y por lo que le conozco, mucho menos tiene calidad moral para hacer un juicio de tal naturaleza. Aunque lo entiendo, pues ella misma se exhibe con la frase: “soy católica y NO VOTARÉ por una ATEA anti religiosa, falsa, hipócrita y mentirosa”.

Con lo anterior, Maca me deja la impresión de ser miembro de alguno de esos grupos inmersos en el catolicismo que se autonombran a sí mismos como los elegidos del señor, que se adjudican derechos para pisotear a cuanta persona se les ponga enfrente, y se creen dueños de honras, vidas y haciendas.

Estos católicos de conveniencia son los descendientes de aquellos que en alguna época arroparon a la Santa Inquisición y, sin más pruebas que su palabra, mandaban al cadalso e incluso a la hoguera a quienes no se postraban ante sus pies. Estos falsos profetas se abrogan el derecho de juzgar y condenar asumiendo el papel dual de Juez y parte. Son clasistas embozados en una inexistente alcurnia y suelen tener tras de sí una larga cola enfangada de oprobio que esconden tras una religiosidad que practican de los dientes para afuera pero que por lo general no profesan.

Una enorme cantidad de ellos y ellas son mucho muy violentos e infames y suelen tratar con extrema crueldad hasta a sus propios padres, hijos y demás familiares. Y no platico de oídas, lo sé porque lo he vivido.

Pero eso sí, mínimo cada domingo se acercan al altar a recibir la comunión que creen ingenuamente borrará sus iniquidades y hasta fungen como ministros en auxilio de los religiosos.

Esta fue la penúltima entrega de la saga. Me falta el remate que titularé: “Sembraron odio y temor: cosecharon repudio”, en cuyos textos analizo e intento discernir los motivos que crearon durante la campaña política a cientos de miles de FANÁTICOS OBSESIVOS.

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

Twitter: @fjespriella Correo: felicianoespriella@gmail.com